Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información aquí
Aceptar

El Campus Promete se hace fuerte en Primera División Nacional

Viernes, 07 de febrero, 2020

La convincente victoria del pasado fin de semana ante Araski (55-62) ha permitido a las jugadoras de David Martín recuperar el segundo puesto, una situación clave para contar con más opciones en la fase de ascenso. Para mantener la posición deberán seguir con esta buena dinámica en el partido de este próximo sábado (19:00, Polideportivo Adarraga) ante Basket Navarra.

Nadie dijo que fuera a ser fácil, a pesar de que la racha de nueve victorias con la que inició la temporada el Campus Promete de Primera División Nacional hacía presagiar lo contrario. Sin embargo, la derrota en la jornada diez en Leioa y, sobre todo, la de hace dos fines de semana ante La Salle, dejaron patente el alto nivel de esta competición. Precisamente por ello los dos puntos conseguidos el pasado fin de semana en Vitoria tienen tanto valor.

Para David Martín, el entrenador del equipo, el triunfo ante Araski ha tenido un efecto muy potente en la autoestima del equipo. “Fue una victoria muy importante, sobre todo por el momento. Veníamos de una derrota muy dura ante La Salle, ya que perdimos en el último segundo, y ganar un partido en casa del otro gran favorito y dominando de la manera que lo hicimos ha supuesto una inyección importante de moral”, ha explicado.

A pesar de la euforia, Martín no quiere pensar todavía en el ascenso. “Es más difícil que otros años, ya que ha variado el sistema de competición. Lo que sí que nos podemos poner como objetivo para final de temporada es intentar jugar la fase de ascenso. Este año existen dos fases y el objetivo tiene que ser quedar en los dos primeros puestos, ya que dan acceso a la primera”.

La buena temporada que están cuajando (12 victorias y 2 derrotas) ha propiciado que varias de sus jugadoras, como Deborah Ayela, Raquel Martínez o Cristina Hernández, sean convocadas habitualmente por el primer equipo. Martín reconoce que con la llegada de Julián Martínez al banquillo del conjunto de Liga Femenina Endesa se le está dando más oportunidades a sus jugadoras. “Es verdad que eso supone que en algunos entrenamientos no puedas tenerlas, pero a cambio ellas reciben preparación al máximo nivel, además de la moral de tener minutos en Liga Femenina, como ocurre con Deborah”.

Una de las últimas en ser llamada por el míster sevillano para entrenar con el primer equipo es la riojana Carla Zabala. Su gran temporada (quinta máxima anotadora en la primera vuelta de la liga) no ha pasado desapercibida y ella reconoce que este año ha recuperado “las ganas de jugar”. “Estoy haciéndolo lo mejor que puedo para ayudar al equipo. Creo que estamos encontrando todas nuestro rol y me encuentro muy feliz tanto a nivel personal como colectivo”, ha reconocido. Para ella, una de las claves de los buenos resultados que están cosechando es el buen ambiente que se vive en el vestuario. “Creo que es muy importante, ya que se nos hace mucho más amena la semana de entrenamientos y el buen rollo y la piña que somos se refleja después en los resultados”.

Este sábado a las 19:00 tienen un importante partido en el polideportivo Adarraga frente a Fonseca Basket Navarra, un conjunto que se encuentra en la mitad de la tabla pero que viene de ganar los tres últimos encuentros. Para David Martín se trata de un equipo “muy agresivo, con un muy buen entrenador (Javier Sobrino) y que no va a ponernos las cosas fáciles. Somos superiores en centímetros, pero ganar allí nos costó y en casa espero encontrarme algo muy parecido”.